Maculopatía


Las enfermedades que afectan a la mácula, se denominan Maculopatías.

Degeneración macular relacionada con la edad (DMRE)

  • Afecta mayores de 50 años. El riesgo de padecerla aumenta con la edad.
  • Se trata de un proceso degenerativo, de lenta evolución, que afecta la mácula, el área especializada en la visión central.
  • La mácula es una pequeña área de la retina (5-6 mm de diámetro), ubicada entre las arcadas vasculares temporales.

http://centrocharles.com.ar/wp-content/uploads/2016/09/maculo.png

Fotografía color (Daytona) centrada en la mácula (la zona central de la retina). Puede apreciarse el Nervio óptico hacia la izquierda, y las arcadas vasculares que emergen de él. La mácula representa el área dentro de dichas arcadas vasculares.


http://centrocharles.com.ar/wp-content/uploads/2016/09/maculo-1.png

Tomografía de coherencia óptica (OCT, Heidelberg Engeenering) de una mácula normal, que permite evaluar con mayor resolución la anatomía de la misma, exponiendo todas las capas que la componen con gran detalle. Obsérvese la concavidad central, que otorga a la mácula una forma de “V” corta. A la izquierda, puede observarse una fotografía en blanco y negro que permite correlacionar que zona de la mácula está siendo observada.



Causas:

Aún no se han dilucidado por completo. Se trata de una etiología multifactorial, que incluye factores hereditarios (es importante conocer si sus padres o abuelos padecieron de ésta enfermedad), así como también factores ambientales, como el estilo de vida (mala alimentación, falta de ejercicio regular, y sobre todo, el tabaquismo).

Síntomas iniciales:

  • Visión borrosa.
  • Incapacidad para visualizar o reconocer las caras de la gente a la distancia.
  • Dificultad en la transición entre ambientes luminosos a ambientes tenues.
  • Necesidad de luz más intensa para la lectura.

Tipos de DMRE:

• 85-90%: DMRE Seca.
Afecta ambos ojos, aunque suele progresar primero en uno, y luego en el otro. Es por este motivo, que puede pasar desapercibida inicialmente. Presenta evolución lenta, hacia su estadío final, conocido como atrofia geográfica. Esto implica la pérdida progresiva de las células que componen el epitelio pigmentario de la retina, generando áreas de falta de visión central (escotomas).


http://centrocharles.com.ar/wp-content/uploads/2016/09/maculo-2.png

Tomografía de coherencia óptica (OCT, Heidelberg Engeenering) que evidencia DMRE en su variante atrofia geográfica.


http://centrocharles.com.ar/wp-content/uploads/2016/09/maculo-3.png

Retinografía color de campo amplio (Daytona), centrada en la parte central de la retina, que evidencia DMRE seca, con alteraciones pigmentarias y drussens confluentes maculares.


• 10-15%: DRME Húmeda.
Se caracteriza por la presencia de vasos que invaden la retina, generando filtración de fluido y sangrado a nivel macular. Sus síntomas iniciales incluyen disminución súbita de la visión central, metamorfopsias (líneas que aparentan deformadas y onduladas) y, finalmente, formación de cicatrices.

Diagnóstico de DMRE:

Controles anuales oftalmológicos. En caso de realizarse el diagnóstico de DMRE, el especialista determinará la frecuencia de los controles.
Es importante conocer si presenta antecedentes familiares de DMRE, y, en tal caso, comunicárselo a su oftalmólogo de cabecera.

Tratamiento:

DMRE Seca:

al momento, no presenta un tratamiento específico. Lo recomendado es realizar controles periódicos oftalmológicos cada 3 meses, generalmente. Se le entregará una grilla cuadriculada, denominada, grilla de Amsler, para que el paciente pueda realizar autocontroles, en forma semanal. Si de una semana a otra, nota alguna deformación en el cuadriculado, que no estaba en el control previo, deberá presentarse antes de la fecha pautada al control. Es fundamental realizar cambios en el estilo de vida, entre ellos, dejar de fumar, si lo hiciera; realizar ejercicio en forma regular; así como también incluir en su dieta habitual, abundantes verduras de hojas verdes.


http://centrocharles.com.ar/wp-content/uploads/2016/09/maculo-4.png

Grilla de Amsler. Representa una manera de autocontrolarse semanalmente, mientras se aguarda el próximo control.
Cómo realizar el control:
1 – Colocarse su anteojo de lectura (si los necesitara).
2 – Tapar el ojo izquierdo. Con el ojo derecho destapado, debe mirar al punto central. Mientras lo hace, debe registrar si ve el cuadriculado bien, o si nota alguna zona deformada en el mismo.
3 – Repetir con el ojo contrario.
4 – En caso de notar alguna diferencia con respecto a su autocontrol previo, debe pedir turno inmediatamente con su oftalmólogo, de manera que éste pueda repetir su tomografía de coherencia óptica (OCT).


DMRE Húmeda: en la actualidad se dispone de tratamiento, destinado a “secar” la mácula húmeda. Se trata de inyecciones intravítreas (dentro del ojo), realizadas en quirófano, con anestesia tópica, de una sustancia antiangiogénica, es decir, que su objetivo es frenar la generación de los vasos que generan fluido y sangrado en la mácula. Usualmente se realizan 3 aplicaciones mensuales y, según la evolución de cada persona, se determinará la frecuencia con la que se debe realizar las inyecciones para cumplir el objetivo. En algunos casos, se logra espaciar las aplicaciones de manera progresiva, siguiendo el protocolo denominado “Treat and Extent” (Trato y extiendo) y, en otros, se sigue el protocolo “PRN” (Pro re nata), que implica realizar las inyecciones sólo cuando sea necesario. El modelo a seguir es determinado por el especialista según el caso particular, otorgando de ésta manera, un tratamiento individualizado.



http://centrocharles.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/fver.jpg